Félix Albo | #lunesdeperita · ejercicio creativo a partir de una palabra · félixalbo
Juego creativo con el que se ronda con una historia a una palabra cada semana.
#lunesdeperita, #félixalbo, #ldp, #flxalbo, relato corto, cuento, ejercico creativo
28782
post-template-default,single,single-post,postid-28782,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-1.6,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.4,vc_responsive

#lunesdeperita · sempervirente

perita.face_

Del lat. semper ‘siempre’ y virens, -entis ‘verdeante’.

1. adj. Dicho de la vegetación: Que conserva su follaje verde todo el año.


TÍO JULI · félixalbo

Mi tío Juli era el más divertido de toda mi familia; de hecho le llamábamos Juli el risas. Siempre tenía algún chascarrillo que contar para provocar la risa, y si no, solo le bastaba con reír él y en nada de tiempo contagiaba a quien le escuchara.

La risa es como el agua para la menta fresca -decía siempre con una cara brillante, mostrando cómo le corría la risa por las venas.

Recuerdo con mucho cariño cuando cumplió 82 años. Lo celebramos por todo lo alto en un restaurante de los finos con su arroz favorito: el arroz con bogavante.

Qué sé yo cuántas veces habremos escuchado en la familia lo de este arroz. Cualquier persona de este pueblo, qué digo, de la comarca, sabe cómo hacer un buen arroz con bogavante de la voz de mi tío Juli.

Él lo aprendió de su madre. Nos contaba que su familia no era pobre porque ser pobre era tener poco pero aún tener algo. Su familia era tan pobre que ni para la miseria les alcanzaba; así que su madre al atardecer, sentaba a sus ocho críos en la cocina alrededor del hogar encendido y una olla de barro con agua y alguna hierba para pizcar el sabor.

Sentados los tenía mientras les hablaba sin prisa. Nunca les contaba historias. Les hablaba de lo que había hecho en el día, o de su niñez que le encantaba, de algún lugar imaginario donde había abundancia y solo buena gente… y recetas. Les hablaba de suculentas recetas mientras movía la cuchara de palo en la olla con agua sola.

A Juli niño la que más le gustaba era la del arroz con bogavante. Su madre además no se limitaba a recitar ingredientes, cantidades y proceso. ¡Qué va! A Juli se le abrían los ojos mientras con los consejos para seleccionar un buen bogavante, le daba dentera trocear en cuadraditos diminutos los pimientos, se le abrían los agujeros de la nariz con el sofrito, se divertía apartando los granos de arroz manchos o rotos, y se embelesaba, junto a sus hermanos y sus hambres, con el chup chup del hervor calmo del caldo meloso.

Sabía delicioso aquel arroz con bogavante recitado de su madre. Tanto era así que, después de tal hartazgo, a él y a sus hermanos, bien les venía tomar un caldo liviano y caliente para poder dormir teniendo una digestión ligera de aquel arroz que nunca probaban. Y así una noche, y otra, y otra y toda una vida casi. Así que imagínate la emoción que teníamos todos el día de su cumpleaños.

El dueño del restaurante, que conocía la historia, nos habían guardado la mejor mesa, y los entrantes sirvieron para recontar esas historias que te hacen reír otra vez sintiéndote parte de algo importante y único. El tío Juli estaba radiante.

Limpiaron la mesa y repartieron los platos hondos para comenzar a servir el arroz. Arroz y bicho, en cada plato. Arroz y bicho. Tenía una pinta deliciosa pero habíamos quedado en no probarlo hasta que Juli le pegara la primera cucharada.

Cuando la camarera sirvió el último plato, un aroma exquisito nos envolvía a todos, aunque aún era más intensa la emoción contenida en la cara de mi tío.

Juli abuelo cogió su cuchara y se hizo el silencio. Todos con él, tomamos un poco de arroz para llevarlo a nuestras bocas. Nos miramos cómplices antes de probarlo.

Espectacular; el arroz estaba espectacular. Tenía un sabor soberbio.

Juli cerró los ojos por un instante. Luego nos miró, sonrió y temblando la barbilla y su mirada acuosa de niño nos dijo:

Está bueno. Está delicioso. Está casi tan bueno como el que hacía mi madre.

El dueño del restaurante, que conocía la historia de mi tío, tampoco pudo contener las lágrimas.


#lunesdeperita · cada semana una nueva historia rondando a una palabra concreta. A la deriva, sin más intención que jugar y dejarnos mecer por el viento.

¿qué es esto de los #lunesdeperita?.

la definición la tomamos de la página oficial de la rae.es

La palabra es de algún texto leído, o susurrada por la calle, 
o leída en el twitter de @raepoetica,

 Es para ti, para mí, para quien tú quieras.

Compártela con quien creas que le puede interesar.

La ficción es un espacio de libertad, sin medida, sin doma, sin culpa, sin sentido o quizá con mucho más que la propia realidad. 
#Abrazosacapazos.Félix Albo

P.D. la semana que viene más.
P.D.1. lee la anterior aquí.

Comentarios

cuenta, cuenta...